Pablo Repetto: “las iglesias evangélicas bancaron muchas ollas populares”

El pastor y concejal de Almirante Brown Pablo Repetto, charló con Espíritu del Sur y se refirió al rol que tuvo la iglesia durante la cuarentena, el regreso de las reuniones, nos contó quienes son sus referentes y agregó que intenta ser “luz y sal” en los lugares públicos que hoy le toca ocupar.

Apasionado por Jesús y por la política, Pablo es un dirigente cristiano que desde su lugar intenta marcar sus ideales.

La descripción en su perfil de instagram define un poco el orden de sus principios. Padre de dos hermosos hijos, pastor de jóvenes y concejal de Almirante Brown, son los tres principales pilares que lo describen.


-¿La vida la separas es ese orden?

-Creo fielmente en poner a Dios por delante de todas las cosas, la biblia nos llama a que todo lo que hagamos lo hagamos como para Dios y trato todos los días de poner en práctica este principio. Mi familia es un pilar fundamental en mi vida, es muy difícil encarar la función pública al igual que el rol pastoral sin el respaldo de la familia, es por eso que mi esposa y mis hijos tienen un lugar central en mi vida. Y la función pública es la actividad que me insume la mayor parte del tiempo durante el dia, entiendo que los vecinos merecen que así sea, que pongamos en práctica nuestros principios en valores todos los días en la tarea que la sociedad nos encomienda.

-¿Y se complica ser concejal y atender otras ocupaciones?

-Es un trabajo que disfruto mucho, No es un trabajo común porque no tenes horarios. El laburo acá es todo el día. Pero los vecinos nos eligieron y hay hacer lo mejor para que al otro le vaya bien. De hecho el año pasado luego de 15 años tuve que relegar bastante mi función como pastor de jóvenes porque me resultaba muy difícil poder acomodar la agenda para estar en todo.

-¿Costó tomar esa decisión?

-Fue una decision que requirio mucha oración al saber la responsabilidad que tenemos como funcionarios publicos. Yo no ocupo un cargo político porque quise ser político sino que Dios me puso acá. En su momento lo pusimos en oración con los pastores y tomamos la decisión en conjunto. Uno tiene la carga por la gente, y queremos que podemos hacer un aporte significativo para que cada vecino y vecina pueda salir adelante.

-¿Y como te metiste en política, cuando empezaste a militar?

Yo creo que la política atraviesa todos los órdenes de nuestra vida ciudadana, cuando nos meteremos en un barrio para abrir un merendero y darle de comer a los pibes, cuando acompañamos a nuestros jóvenes para que estudien y se formen, cuando levantamos las banderas de lo valores que representamos estamos haciendo política, lógicamente es una militancia distinta, a nuestro modo. Pero hace casi 20 años que llevo adelante estas tareas.

-¿Por qué crees que no hay tantos cristianos en la política?

-Creo que por muchos años nos hicieron creer que de la política se tenían que encargar los políticos, que la política era algo oscuro que nada tenía que ver con nosotros. Y dejamos que esos lugares de poder y decisión sean ocupados en muchos casos por personas que no representan nuestros valores e ideales. Paso durante muchos años lo mismo en el ámbito de la cultura, de la música, la televisión.

-¿Que es la política para vos?

-Creo firmemente en la política como una herramienta para transformar la realidad, una herramienta para transformar la calidad de la ciudadanía y poder llevar equidad a esos lugares donde falta. No creo en la política como un fin en sí mismo, los cargos son efímeros, pasan, pero lo que realmente queda es el legado que podamos construir, donde Dios se vea reflejado en cada una de las acciones que nos toque llevar adelante. Creo que para eso es fundamental tener una fuerte vocación de servicio, de pensar en el otro, de ese amor al prójimo del que tanto nos habla la biblia. La política para mí es eso, la oportunidad para poder servir al prójimo y transformar la realidad.

-¿Siempre fuiste peronista?

-Hay muchos valores del Peronismo con las que me identifico, como la justicia social, la movilidad social ascendente, la conquista de derechos por parte de los trabajadores, la lucha por una sociedad más justa, libre y soberana. El peronismo es un movimiento amplio, lógicamente hay sectores con los que tengo más coincidencias que con otros.

-Claro, y a su vez por el hecho de ser cristiano me imagino que en varias oportunidades te toca tener una posición diferente a la de tu espacio político.

-Justamente, hay banderas que como Cristiano no estoy dispuesto a negociar, la defensa de la vida desde la concepción es una de esas banderas o los valores familiares como pilar de la sociedad. Más allá de estos aspectos, tengo grandes coincidencias con el espacio político del cual formó parte, la necesidad de un estado presente, políticas públicas que promuevan la generación de empleo genuino y de calidad, la importancia de proteger la industria nacional, entre otros.

– En cuanto a asistir a los vecinos, se notó durante estos meses un gran trabajo desde el programa de Voluntariado de Almirante Brown

-Si, la verdad que estamos muy contentos con el trabajo que venimos realizando desde el equipo Voluntarios Transforma. El programa surgió el año pasado y durante la cuarentena tuvo un gran crecimiento gracias a la solidaridad de quienes se fueron sumando para dar una mano en este tiempo tan complicado.

En total se sumaron más de 400 personas que se acercaron para realizar distintas actividades sociales como; brindar asistencia telefónica a los ancianos aislados, entregar comida, mercadería, preparar los kits de salud para el personal de los centros de salud, entrega de bolsas de verduras para las familias asiladas, los voluntarios también cumplieron un rol muy importante en el operativo de entrega de tarjetas alimentar, entre otras. Realmente hemos conformado un equipo de trabajo maravilloso que refleja el amor de Cristo en cada una de las acciones que lleva adelante.

-¿Y como viste el rol de la iglesia durante la cuarentena?

-Vi una iglesia muy activa. Las iglesias evangélicas en general llevaron adelante una gran tarea de contención social, desde la organización ollas populares, la entrega de bolsones de comida, la contención espiritual y emocional y eso el Estado lo reconoce, a nivel municipal se hace muy evidente la enorme tarea social que desarrolla la iglesia en los distintos barrios del distrito.

-Hay varias iglesias que ya regresaron a las reuniones el domingo pasado, ¿Cómo fue ese regreso y que protocolos se les pidió cumplir?

-Si, gracias a Dios de a poco se va retomando. El domingo abrieron varias iglesias que adoptaron el protocolo, que entre otras cosas exige tener una cantidad limitada de personas, que es del 20% de la capacidad del espacio de reunión, alfombras sanitizantes para la desinfección del calzado, el uso obligatorio de tapabocas durante toda la reunión y el uso en la entrada del termómetro infrarrojo láser. No es muy distinto al protocolo de apertura que están aplicando otras actividades y en general las iglesias lo están adoptando con un gran nivel de responsabilidad.

-¿Naciste en un hogar cristiano o conociste sobre Dios de grande?

-No, soy cuarta generación de cristianos en mi familia así que ya desde chiquito que fui conociendo sobre Jesús, pero igualmente tuve mi encuentro con Él de adolescente. En esa etapa de mi vida me decidí definitivamente a seguirlo.

-¿Tenes referentes?

-Mi mayor referente es Cristo y después obviamente hay cosas de muchos hombres que admiro, entre ellos: Nelson Mandela y Martin Luther King. Ya en el plano local, he aprendido mucho al pastor Pablo Tschirsch, quien fue vicegobernador de la provincia de Misiones y tengo un lugar espacial en mi corazón para el pastor Eduardo Lorenzo que fue mi mentor y hoy ya no está entre nosotros, también he tenido la bendición de compartir mucho tiempo en los últimos años de mi pastor, Bernardo Affranchino, de quien he aprendido mucho.

Por último, en términos de la política Argentina no puedo dejar de nombrar a Nestor Kichner, quién tomó el mando del país en uno de los momentos más complicados de la historia y logró sacarlo adelante. Buena parte de mi familia es de extracción radical, por lo cual crecí escuchando los discursos de Alfonsín, a quién le tocó tomar las riendas de la recuperación democrática. Cada uno de ellos ha marcado mi formación a lo largo de los años y trato de que sean una inspiración en lo cotidiano, pero mi máximo referente, sin lugar a dudas es Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.