Pastor Emanuel Gliget: “La iglesia tuvo un despertar social”

El pastor de la iglesia La Casa de la Bendición de San José, Emanuel Gliget, habló con nosotros sobre el momento actual que atraviesa la iglesia a partir de la pandemia COVID-19, nos contó que decisión tomaron luego del robo que sufrió el templo durante la cuarentena, como fueron sus primeros pasos en la alabanza y también nos dejó su versículo favorito.


Con 38 años, Emanuel es un joven pastor pero todo un experimentado en su campo ya que hace más de 10 que es ministro y previamente estuvo 8 años al frente del grupo de jóvenes. Los primeros 3 años al frente de una iglesia fue en La Casa de la Bendición de Rafael Calzada, precediendo a su padre Roberto Gliget, luego pasó a La Casa de la Bendición de San José, que había sido la primera iglesia llevada adelante por su familia.


-¿Como atravesaste este tiempo de cuarentena?


-Fue algo que nadie esperaba, de hecho a mí me agarró en Chubut, alcancé a regresar justo el día que se cancelaron los viajes, así que gracias a Dios pude estar con mi familia y disfrutar de mi hija de un año, sino me hubiera quedado varado allá.


-¿Y cuando llegaste a Buenos Aires y a la iglesia con que te encontraste?


-Y una vez acá en principio tenía miedo, e incertidumbre, pero ya a las dos semanas salí y cuando fui a la iglesia me encontré que nos habían robado. Entraron por la parte donde no tenía alarma y nos sacaron algunas cosas del salón como las sillas, el televisor y el decodificador, juguetes y herramientas. Cuando entré y vi que estaba la ventana rota y nos habían robado me dio mucha tristeza porque fueron cosas que compramos haciendo rifas y vendiendo cosas entre todos. En ese momento hice una oración y me di cuenta que no podía quedarme llorando, encerrado, o lamentándome, sino que había que afrontar la cuarentena de otra manera.


-¿Y que fue lo que hicieron?


-Junto con un grupo de hermanos nos pusimos de acuerdo y decidimos empezar a ayudar a la gente. No nos íbamos a quedar sin la bendición de ayudar a los demás. Así que comenzamos a dar cajas de mercadería todos los meses a hermanos y vecinos de la iglesia, y además empezamos con el comedor que todos los sábados da más de 200 viandas de comida. Creo que hubo un despertar social, no sólo de nuestra iglesia sino que fue algo general de las iglesias evangélicas.


-A su vez también comenzaron a realizar transmisiones en vivo que era algo no tan común, ¿como fue ese avance?


-Si, es así. Cuando vimos que esto iba a ser para rato y que cada vez se estiraba, empezamos a realizar transmisiones en vivo desde facebook pero con celular y hoy me doy cuenta que eran un desastre, no se veía nada. Pero después nos empezamos a profesionalizar con los equipos que necesitábamos, cámaras, computadoras, programas y ahora creo que se ve mucho mejor, ya es otra calidad. Eso me parece que nos pasó a la mayoría. Nosotros conocimos en esos meses personas que Dios puso en nuestro camino para ayudarnos y pudimos mejorar las transmisiones.

-¿Crees que la iglesia estaba un poco desactualizada?


-Y hoy la tecnología avanza cada vez más rápido y tenemos que estar siempre renovandonos. En este caso creo que en general la iglesia no estaba preparada y se fue capacitando. Tenemos que seguir por ese camino y entender que quizá los medios tradicionales como la radio, la tele o un folleto ya no son tan efectivos. Entonces apuntar al streaming y todo lo digital me parece que es lo ideal porque es donde está la gente. Nosotros en un principio no casábamos una, pero metimos los pies en el agua hasta que funcionó. Ahí entendí que la iglesia está preparada con músicos, con teología, cada vez con más profesionales, pero nos falta esa pata de lo digital. De hecho en cuarentena armamos el departamento multimedia que es el que se encarga de esas cosas.


-Contame como fue tu recorrido ministerial hasta llegar al pastorado


-Empecé cuando tenía 13 años, mi tía una vuelta me regaló una guitarra y mi viejo un casete de Ron Kenoly que me trajo de ee.uu. Me impactó el tema Anciano de día y como tocaba Abraham Laboriel. Ahí me empezó a gustar mucho la música y sobre todo el bajo eléctrico. Luego de varios años de estar en la música fui líder de alabanza, más adelante líder de jóvenes durante ocho años y por último estuve como pastor general 3 años hasta que continué mi ministerio en La Casa de la Bendición de San José y es acá que estoy hace siete años ya.


-¿Nunca te alejaste de la iglesia?

-Si bien vengo de familia cristiana y toda mi niñez fui a la iglesia, ya entrado a la adolescencia entré un poco en rebeldía y le dije a mi papá que no iba a ir más a la iglesia. Pensé que me iba a dar un sermón pero no, lo único que me dijo fue “bueno”. Pero como me gustaba la música y tocar el bajo le dije que quería ir pero estar en la alabanza así que me dijo que hable con el líder de ese momento. Cuando fui me dijo que para estar había una condición: sentarse adelante, escuchar los mensajes y adorar a Dios. Ahí fue donde comencé a crecer realmente y a tener mis propias experiencias con Dios, hasta que al año siguiente hubo un campamento y allí recibí la promesa del espíritu santo y tuve experiencias hermosas con la presencia del señor y fue desde ese momento hasta el día de hoy que sigo en el camino y siempre trato de llegar temprano y estar atento para acomodar las cosas, como en aquella primera etapa.


-¿Un versículo favorito?


Isaias 40:30-31. Es un pasaje que me gusta mucho porque da esperanza. Todos pasamos por momentos de flaqueza pero como marca el pasaje, aquellos que esperan en Jehová recibirán nuevas fuerzas. Y esperar es depositar nuestra fe, esperanza y confianza en Él.


-Para finalizar, nombrame un referente que hayas tenido


Mi viejo. Creo que soy un privilegiado al decir eso pero es así. Siempre lo vi como un hombre conforme al corazón de Dios por su amor paternal. Y de hecho siempre le digo que quiero predicar como él, pero el me dice que entonces tengo que leer todos los libros de la biblioteca y la verdad que no llegué a leer ni el 5% de todo lo que el leyó. Pero si, el fue siempre mi referente y amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.